La falda y lo Sagrado Femenino

La falda y lo Sagrado Femenino

En su libro “Cuerpo de mujer, sabiduría de mujer” Christiane Northup habla de por qué es importante que las mujeres utilicemos faldas, basada en la explicación de las fuerza centrípeta (hacia adentro) y la conexión con la Tierra.

En este texto dice: La energía centrípeta es una fuerza conectora que influye en todas las personas que nos rodean, porque las mujeres tendemos a ser el centro de la vida familiar, las que asumimos la responsabilidad psicológica del bienestar de los demás miembros de la familia. Por lo tanto, cuando una mujer mejora su vida, generalmente toda la familia se beneficia (tenga hijos o no). Ella marca el tono. El bienestar de la familia y el de la sociedad dependen de que las mujeres sanemos y nos mantengamos sanas. Parte de la creación de salud es entender el poder de la energía femenina y sus implicaciones. La salud de los seres queridos de una mujer está directamente ligada a su salud personal. De modo que hemos de tomarnos el tiempo que necesitamos para sanar. Nos lo debemos en primer lugar a nosotras mismas.

La fuerza centrípeta —que atrae hacia dentro— es sólo un modo de describir la energía femenina.

***

¿Por qué otras razones las mujeres podemos elegir usar falda como signo de empoderamiento femenino?

sabidurialunar (8)

<).

Al usar falda con ella tocamos suavemente el suelo (la Madre Tierra), pero también al caminar o danzar tocamos las auras de otras mujeres, y la reunión se convierte en un gran ritual silencioso donde las telas de los vestidos interactúan, justo haciendo espirales. También a través de este movimiento simbólicamente nos abrimos a la sabiduría de la Abuela Luna, simulando el oleaje de la mar, simulando los círculos que delimitan su camino de fases de negra a llena.

La falda actúa como un cono cuya cara amplia mira a la Tierra y conecta la energía a través de nuestra mitad corporal superior, en donde si levantamos los brazos podemos llevar o atraer energía del cielo a la tierra y de la tierra al cielo, siendo canales vivos y una ofrenda continua. En este sentido, la falda –sobre todo larga- nos proporciona todos los elementos necesarios para vivirnos, sentirnos y mirarnos como diosas, y nuestro cuerpo reacciona inmediatamente a ello.

***

Deja un comentario