2018: Los huesos y la Huesera…

2018: Los huesos y la Huesera…

Hay una vieja que vive en un escondrijo del alma que todos conocen pero muy pocos han visto. Como en los cuentos de hadas de la Europa del este, la vieja espera que los que se han extraviado, los caminantes y los buscadores acudan a verla. Es circunspecta, a menudo peluda y siempre gorda, y, por encima de todo, desea evitar cualquier clase de compañía. Cacarea como las gallinas, canta como las aves y por regla general emite más sonidos animales que humanos. Se la conoce con distintos nombres: La huesera, la trapera y la loba.

La única tarea de La Loba consiste en recoger huesos. Recoge y conserva todo lo que corre peligro de perderse. Su cueva está llena de huesos de todas las criaturas del desierto: venados, serpientes de cascabel, cuervos. Pero su especialidad son los huesos de lobos.

Se arrastra, trepa y recorre las montañas y los arroyos en busca de huesos de lobo y cuando ha juntado un esqueleto entero, cuando el último hueso está en su sitio y tiene ante sus ojos la hermosa escultura blanca de la criatura, se sienta junto al fuego y piensa que canción va a cantar… 

Una vez decidida la canción, se sitúa frente a la criatura, levanta los brazos sobre ella y se pone a cantar. Entonces los huesos del lobo se van cubriendo de carne y a la criatura le crece el pelo. La Loba canta un poco más y la criatura cobra vida, y su fuerte y peluda cola se curva hacia arriba. La Loba sigue cantando y la criatura lobuna empieza a respirar. Canta con tal intensidad que el suelo del desierto se estremece y, mientras ella canta, el lobo abre los ojos, pega un salto y se escapa corriendo cañón abajo. En algún momento de su carrera, debido a la velocidad o a su chapoteo en el agua del arroyo que está cruzando o a un rayo de luna que le ilumina directamente su costado, el lobo se transforma de repente en una mujer que corre libremente hacia el horizonte, riéndose a carcajadas. 

La Loba, en Mujeres que corren con lobos de Clarissa Pinkola Estés


Arte: Philip Carr Gomm

 

La Huesera, la Loba…

Todas somos nuestra propia huesera. Todas podemos en el Solsticio salir a buscar los huesos perdidos, en nuestro propio desierto… en nuestra historia, mirar hacia atrás para encontrar en dónde se quedaron algunos pedazos de alma… ¿En cuál aventura o qué suspiro? ¿En cuál abrazo dejamos un poco de nosotras? ¿En qué alegría? ¿En qué momento de dolor dejamos ir un pedazo de nosotras?

En 2020 Saturno y Plutón estarán unidos en el arquetipo de Capricornio. Marcando un nuevo ciclo de 30 años. El tiempo que estamos sembrando ahora es un rezo sentido para ese momento… El verdadero sentir de la nueva era. Plutón comenzó su estancia ahí en el 2008… Saturno la comenzó el 20 de diciembre de 2017. Plutón ha hecho un recorrido intenso por el arquetipo de los huesos, el orden, las estructuras; y este camino lo ha recorrido destrozando, rompiendo, quebrando TODO lo que no está más al servicio: viejos esquemas, creencias y cimientos se derrumban ante el paso de lo que quiere nacer. Lo que tenemos ahora son piezas de nosotras que aún parecen no tomar del todo forma.

Vamos hacia ese 2020: en el intento de sembrar una nueva realidad, nuevas estructuras, una nueva forma de caminar el tiempo.

No estamos en el 2012-2013 cuando nos aconteció una profunda fractura de cada una de nuestras partes; ya miramos una nueva forma en nuestro camino… sin embargo, aún somos un esqueleto incompleto, en busca de sus huesos. Poniendo y quitando carne… articulando las partes de nuestra historia que desconocemos pero que nos han improntado, nos toma este fin de año gregoriano.

En el silencio del solsticio… en la llegada del Sol al arquetipo de Capricornio, un silencio… la melancolía nos invade. No sabemos por qué o de dónde viene, pero sentimos el llamado a poner las cosas en orden. Dejar la casa en paz. Organizar las cosas del corazón. Tener un poco más de claridad hacia dónde vamos o por qué tomamos las decisiones que tomamos. No sabemos muy bien qué se mueve… pero es algo bien profundo, algo vital.

Antes de llegar al 2 de enero de 2018, momento en que tendremos la primera luna llena del 2018 (tendremos una segunda luna el 31 de enero)… vamos a darnos un espacio para hacer consciente esta búsqueda de nuestros huesos. Recapitulemos  no sólo el año que se va. Recapitulemos dónde estábamos en septiembre de 2015… quiénes éramos de 1988-1990 última vez que Saturno estuvo en Capricornio: ¿Cómo se nos presentaba la figura del padre? ¿De lo masculino? Aunque fuéramos pequeñas indaguemos qué acontecía en nuestras vidas. Porque aquí y ahora tenemos la oportunidad de integrar lo que entonces fuera necesario integrar. 

En estos momentos tenemos la oportunidad de iniciar el trabajo sagrado con el arquetipo de Capricornio que desde su lado luz busca ordenar, estructurar, honrar en lo profundo las formas de los abuelos y abuelas, caminar con impecabilidad y honorabilidad, cimentar para las próximas siete generaciones. 

Pero para cimentar, antes hay que reconocer si nuestro espacio sagrado y esqueleto está completo. Capricornio es un arquetipo de TIERRA. Así que es importante revisar todas nuestras tierras y encontrar si están completas y listas para echar un nuevo sistema sobre ellas: ¿Cómo está mi cuerpo? ¿Está descansado, sano, bien articulado? ¿Cómo están mis creencias? ¿Cómo está mi hogar y mis espacios sagrados? ¿Están en orden? 

Hay que recapitular y traer los huesos al cuerpo. Todas esas partes que fuimos dejando en el camino hoy necesitan re-acomodarse en el esqueleto que somos. Y requerimos cruzar el desierto, ir a los lugares donde dejamos suspiros, donde se nos fue el amor… para reacomodarlo, para traerlo como nueva luz para los años que vienen.

Así que no tengas miedo de sanar tus huesos quebrados, no tengas miedo de reacomodar el brazo dislocado, las creencias, los pensamientos, las partes de tu historia que te hacen falta. Acomódalas en un esqueleto completo, íntegro. Y si eso implica dejar ir a la “niña buena”, a la que dice “sì” a todos y a todo, “a la que siempre complace” para no ser rechazada, “a la que no pone lìmites”… entonces el sacrificio valdrá la oportunidad. Porque el nuevo ciclo nos requiere en contacto profundo con nuestra Yo Sabia y Salvaje, con nuestra Loba interna, con “La que Sabe”.

 

Cantarle a los Huesos…

Arte: Steering for North

El 31 de enero de 2018 ocurre la segunda luna llena del año y también EL PRIMER ECLIPSE, un eclipse lunar en los 11 grados de Leo. Este eclipse nos recordará algo que quedó pendiente en julio-agosto de 2017. Algo que no pudimos lograr con respecto a nuestra autonomía y autocuidado, con respecto a la manera que defendemos nuestro sagrado espacio y sagrado derecho de ser y estar. ¿A dónde volvemos? ¿A dónde retornamos para recoger el aprendizaje? 

Con este eclipse del 31 de enero comienza la temporada de eclipses que será larga, que culminará con un eclipse solar en los 18 grados de Leo el 11 de agosto. En medio tendremos tres eclipses más: el 15 de febrero un eclipse solar en los 27 grados de Acuario, el 12 de julio un eclipse solar en los 20 grados de Cáncer, el 27 de julio un eclipse lunar en los 4 grados de Acuario. 

El eje a elaborar colectivamente es el de Leo-Acuario. Ser nosotras mismas y al servicio de los grupos. Encontrar nuestro espacio personal y único en una espiral temporal que abarca siete generaciones atrás y siete generaciones adelante. Ser el rezo de lo que quiere nacer desde nuestro corazón y honrando lo que nos ha sido dado como herencia. Abrirnos a nuestro destino reconociendo y honrando los caminos sagrados de las y los ancestros.

Sin embargo, el 12 de julio comienza la serie de eclipses en el eje Cáncer-Capricornio. Como si el cielo nos dijera que hemos transitado el suficiente tiempo para reconocer esta energía en nosotras, e ir ofreciendo y ofrendando el trabajo sagrado elegido con la entrada de Saturno en Capricornio. Para ese 12 de julio habremos transitado ya seis lunaciones de este aprendizaje de tierra, de organizar, ordenar, estructurar. Para entonces podremos ver el esqueleto completo. Y lograremos reconocer cuál es la canción que deseamos cantarle… para infundir vida. 

Y para poder llegar a ese punto necesitamos un espacio de aceleramiento, que tendremos muy pronto porque con la temporada de eclipses siempre se abre un espacio de tiempo inmejorable para activar el paso, para darnos cuenta velozmente qué sirve y qué no al propósito de lo que quiere nacer de nuestro corazón.

Para poder llegar a ese tiempo, sería certero preguntarnos ¿cuál es la canción de cuna que nos viene desde las abuelas de la familia? ¿cuál es la canción de nuestras raíces? ¿cuál es la canción de las abuelas en nuestra cultura? … En esas canciones podremos encontrar las bendiciones y las heridas, el tema sagrado a trabajar durante los próximos seis meses: ¿Es una canción que celebra? ¿Es una canción que duele? ¿Es una canción de pérdida?

El trabajo sagrado en Capricornio es encontrar el origen de la tristeza y la melancolía, lo que les fue negado a las Abuelas, lo que les fue quitado. Y aquí y ahora estamos paradas frente a este tiempo para poder mirar las heridas de las Abuelas, reconocerlas y alquimizarlas. Somos el tiempo que las Abuelas celebraron y rezaron. No nos toca cambiar nada del pasado, ni salvar a nadie. Pero sí podemos sanar la parte que nos toca de esas heridas colectivas, para hacerlo distinto. Para ver nacer un nuevo tiempo para todas, para el mundo.

Para llegar a cantar esa canción a nuestros huesos y a nuestro bendito esqueleto, necesitamos considerar y aceptar de dónde nos viene el soplo de vida… el espíritu que hará posible que nuestra canción suene y resuene. ¿De dónde nos viene la vida? -hay que preguntarnos. ¿Cuàl es el tejido que las ancestras bordaron? ¿Cuáles los mandatos que necesitamos revisar? ¿Cuál es la palabra que necesitamos honrar desde un nuevo lugar?

Y finalmente, necesitamos reunirnos en círculos y consejos…. como las Abuelas sabias hacían, como lo femenino ancestral crea estructuras y las contiene y sostiene. Necesitamos seguir tejiendo nuevas formas de estar, administrar y dirigir que no son las formas viejas y rancias. 

Para cantar nuestra canción requerimos apoderarnos de nuestra voz, permitirle fluir, enunciar, orar, tejer con otras voces, hacerse escuchar en los espacios sagrados que la harán resonar. Necesitamos continuar como guardianas de lo que ya se abrió desde el corazón, las nuevas formas de re-unirnos, de ejercer nuestra libertad. Necesitamos estar presentes en los espacios que nos requieren, sin luchar en contra, si no, estando abiertamente a favor de lo que nos hace bien y nos sostiene en amor y sororidad.

En estos tiempos que vienen necesitamos dar voz a las Abuelas sabias de la cultura, a las que están en la periferia de lo que domina, a las que fueron calladas, a las que están ahí en las selvas, en los bosques, en la humedad de la tierra… las que florecen ahí en donde se cuenta que nada florece. Necesitamos también escuchar a nuestra propia Sabia interna, a las abuelas que nos habitan el cuerpo, a la erudición que emerge de la intuición más vital. Necesitamos escucharnos y darnos voz. 

¿A cuántas nanas puedes nombrar? ¿Cuántas abuelas y abuelos que te ofrecieron la vida? Como cuentas en el atrapasueños podemos colocarlos detrás de nosotras y en nuestro rezo. Para que estén bien presentes en el mundo que se abre, en el intento que declaramos para despertar.

 

¡Floreciendo los huesos!

Urano, planeta que dirige las re-evoluciones personales y colectivas, quien ha estado en el arquetipo de Aries desde el 2010, entra en el arquetipo de Tauro. Nuevamente la tierra que se hace presente para que nos hagamos presentes con ella y en ella.

Aries es el arquetipo que inicia la rueda de aprendizajes o signos zodiacales. Aries fue quien nos enseñó a pedir lo que necesitamos, a decir No cuando así lo sentíamos… a levantar la voz ante la opresión. También nos arrojó abruptamente -a través de nacimientos no esperados, enfermedades, despedidas, pérdidas-  a revisar nuestro lugar en el mundo, a romper creencias que nos constreñían, a ser nuestro propio paradigma a seguir. El tiempo de Urano en Aries de Julio de 2010 a Mayo de 2018 nos ayudó a romper el traje acartonado con que pensábamos vestirnos, nos orilló a no quedarnos conformes, a no sentirnos bien con la mediocridad… a salir en búsqueda sagrada de nuestro mito personal.  

Y en mayo de 2018, Urano entra en Tauro. Tauro es el arquetipo de los jardines del Edén en la tierra, de la conexión primera con el cuerpo, con la posibilidad de recibir y COCREAR nuevas estructuras para conectar con la PROSPERIDAD.

La revolución FINANCIERA, EN AGRICULTURA, ALIMENTO Y RELACIÓN CON EL CUERPO está por llegar, y dejarse sentir en el corazón como una posibilidad.

Si es los últimos años has elaborado nuevas formas de contribuir en estos temas mayores, espera ver la cosecha de tu aportación, espera ver acción colectiva para Re-Evolucionarnos en ese camino.

Urano en Tauro nos invitará a revincularnos con la Madre Tierra, con su florecimiento y nuestro florecimiento, con todos los temas que nos relacionan con lo que tomamos y damos de la tierra, con lo que hacemos con los recursos, los valores, la abundancia. Nos invitará a alistarnos para ver nuestro propio esqueleto florecer de nueva manera.

 

Claves para dar la bienvenida al 2018

Nosotras somos el destino que elaboramos. No hay verdades completas ni futuros escritos. Nosotras escribimos a diario el futuro, con el hilo del presente y los suspiros del pasado. El tiempo en realidad está aconteciendo aquí y ahora siempre. Todos los tiempos convergen.

En este entendido, comparto contigo algunas labores que puedes llevar a cabo para volver sagrado tu camino del próximo año… tomando en cuenta que sagrado es eso que nos vincula con el origen, con el Gran Espíritu, que nos acerca a la memoria de quiénes somos en realidad:

:: Atiende el llamado a organizar y ordenar tus tierras: cuerpo, casa, espacios sagrados, jardín.

:: Ten disposición a MADURAR siendo guardiana de tus espacios sagrados y poniendo limites amorosos.

:: Permítete crear nuevas reglas (reglas propias) y paradigmas, desde un lugar impecable y coherente (mente, corazón y emoción alineados).

:: Sé realista (Pregúntate: ¿cómo puedo hacer mis sueños realidad? … y TOMA acción.

:: Sé honesta contigo acerca de los cambios y recursos que requieres para convertir esa área en tu vida en un cimiento fuerte y amoroso.

:: No pelees con tu vida y los retos que se aparecen; reflexiona por qué están aquí, con qué parte de tu maestría personal te quieren conectar.

:: Confía en tus decisiones.

:: Escribe lo que deseas sembrar y ver crecer en todas las áreas de tu vida en los próximos dos años y medio.

:: Permítete revisar cómo trabajarás en equipo. Ve con humildad y con tus mejores habilidades. El trabajo en equipo y colectivo es pieza clave para contribuir amorosamente al mundo.

:: Coloca en tu altar la foto de tus abuelas y abuelos. Pide su guía. Trae a la memoria la vida y contribuciones de los abuelos y abuelas culturales. Permítete sentir su latido en tu vida.

¡Bienvenida larga temporada en Capricornio, que tus sagrados huesos florezcan en luz!

Karina Falcón,

para La Mujer Lunar


Si deseas ser acompañada por La Mujer Lunar en este camino rumbo al 2020, ¡estaremos felices de antar contigo! Te comparto las opciones entre las cuales puedes elegir:

  • Únete a nuestra Comunidad de Maestría Personal, en este grupo comparto transmisiones en vivo de la Astrología de cada lunación o temas específicos que contribuyen a honrar nuestro sagrado femenino y sagrado masculino. ¡Bienvenida!
  • Inscríbete en la Formación de Mujeres Medicina Internacional ONLINE, éste es nuestro programa más completo. Te proporcionamos herramientas para encontrar o profundizar en tu medicina personal, y si lo deseas estas herramientas las puedes poner al servicio como Acompañante de procesos sagrados femeninos. Esta formación es para ti si  deseas conocer más de la Rueda Medicinal de la Mujer y Astrología Lunar. Toda la información:  www.carpalunar.org/formacionmedicina/
  • Matricúlate en el Curso Mujer Sabia y Salvaje: Despierta los 13 Clanes Lunares en ti. Un maravilloso curso de un año, en el cual vamos explorando la sabiduría de cada lunación de la mano de las Abuelas Guardianas de lo Sagrado Femenino. Mes a mes sintonizamos con cada una de las Abuelas, y llevamos a cabo prácticas elegidas para conectar con su medicina. Este curso es perfecto para ti si deseas profundizar en los trabajos sagrados del próximo año.
  • Si estás en ARGENTINA inscríbete a la Jornada de La Mujer Lunar en Córdoba. Del 17 al 25 de febrero llevaremos a cabo conferencias, talleres y círculos. Tendrás oportunidad de profundizar en los temas de la Mujer Lunar, acompañada por la  maravillosa comunidad de Mujeres Medicina y Guías.

 

 

 

 

Este Post tiene 13 Comentarios

  1. Kari hermosa, gracias por tu palabra y por abrirnos las puertas a este saber, del que por mucho tiempo hemos estado alejadas pero que comenzamos a recordar. Este saber que nos une con el cosmos, con nosotras, con la Tierra, con la comunidad. Gracias por darnos pistas y por ponerle piso o sentido a eso que se siente en las entrañas, y que cada vez reconozco más como el lenguaje del corazón (luego de tantos años de ser condicionada a mirar afuera no es tan fácil reconocer su voz). Y gracias por tu guía y consejos para andar nuestro camino de la mano del cosmos y rearmar nuestro esqueleto original. Un gran abrazo, y muchas bendiciones para ti!!!!!

  2. Gracias! Me gustaría saber como hago para realizar los talleres!

    1. Puedas inscribirte por medio de los enlaces que aparecen en la descripción de los cursos. Saludos.

  3. Gracias por los envíos. Deseo saber el costo en la semana de febrero en Córdoba. Muchas gracias

  4. como inscribirme? que costo tienen los cursos? son presenciales o a distancia?

    1. Hola, los cursos son a distancia por Internet, puedes revisar nuestras fechas y horarios dentro de la descripción de los cursos. Saludos.

  5. me encantó la página

  6. Gracias, Gracias, Gracias…Bendiciones Carpa Lunar

  7. Hola Karina, hace mucho que sigo tu trabajo aunque nunca haya pasado por el blog. Hoy comienza dicho paso y me ha encantado lo que he leído. Me voy a guardar para mí bien presente las labores que recomiendas para 2018. Algunas ya las tengo en marcha. Soy Terapeuta Holística, me nutro en Bendiciones de útero, que han cambiado mucho mi vida, y me trabajo constantemente para avanzar, estar mejor y dar lo mejor de mí, muchas gracias por tu maravilloso trabajo. No tengo web aún, espero ponerla en marcha en los próximos meses, así que te dejo tanto mi perfil profesional y personal de Facebook. Mónica.

  8. Gracias!

  9. Gracias por tus reflexiones que han sido una guía importante en mi vida reciente , desde mi corazón te envío un abrazo lleno de amor

  10. Desde Venezuela Gracias totales por toda esta orientación para convivir de forma consciente con nuestra feminidad

Deja un comentario

Close Menu